Cuando la salida

no exite

y el encierro tampoc

el vacio

se turba

se enciende

enreda los pensamientos

anuda la garganta

desespera el alma

no la deja salir

 

Cuando la salida es difusa

no hay claridad

la oscuridad se asoma

para poner su negra mano

de dejar al roce de la piel

el mas frio y tormentoso desierto

de emociones.

 

Cuando no hay salida

lo mejor es huir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *