Muerte

 

 

Dos

Son todo

Tres son muchos

Las alegrías se tejen

En esta madeja que no

Deja de rodar por el aire,

Por el suelo de la vida que

Sin querer, un No disfraza un Si.

De violeta, de rosado o de jazmín

Su color con el torbellino de segundos

Que pasa justo en frente de esa su ventana

A la que es adicto en las noches, noches duras

Noches frías, de amarillo es el alma de quien no te ve

Con cada paso sacudes  once gramos en las personas de negro

Te vistes como para dar la estocada final al ingenuo que perturbas

Con tu llegada, ese que no sabe en su conciencia que hoy será su día

El ultimo día, día de la penumbra, día de oscuridad, día de tu gloria, revestida

De pasmo caminas a su lado le dices, como vestir, como calzar y hacia donde dirigirse

Tu con tu picardía de ingenua niña zarpas el alma dirigiéndole hacia tu camino hacia el que

ninguno quiere llegar, ese negro camino que nos deja sin aliento transparentes en la

Vida transparentes de colores cristalinos, así se tiñen nuestras ropas cuando llegas tu

Anaconda de colores pálidos, tragas la vida escupes esperanza; degollas el verde

caminar de quienes te temen, de quienes no tienes piedad, alborotas el corazón

Descarnado de dolor dejando vacíos en esta penumbra que nos cuesta tanto

Entender, penumbra desértica que se mueve con el viento, penumbra solo

Eso penumbras en la vida, vida sin sabor, vida sin sentido, entierras tu

Puñal venenoso pero aún así no  temo tu llegada, aquí en mi silla

Vieja espero tu visita con el mismo té por las noches, con la ropa

Sobre mi cama, espero que algún día pases por acá a retirar

Este cuerpo que mal que bien anhelas para tu regocijo

Muerte permutable, muerte inexorable, muerte vacía

Muerte lacerable, muerte en los caminos, muerte

Solo eso muerte, en las letras de un periódico

O las noticias de la televisión, te propagas

Sin piedad con amor a tu fiel trabajo

Rodeas los pasos del caminante

En vela, muerte indescriptible

Muerte fulminante, muerte

En nuestras venas

Erizo de mar

Venenosa

mordida

en mis

ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *